Cuando abres la puerta de tu casa, sabes que entras a una zona íntima y donde te gusta estar. Sin embargo, te vamos a pedir que la observes bien. ¿Ese primer espacio es acogedor? ¿Tiene vida? ¿Color? Si has respondido negativamente a alguna pregunta, entonces es que le falta algo. Y eso puede ser suplido con las flores artificiales. 

Cada vez es más habitual que se decore con flores decorativas en las casas. Sin embargo, las flores naturales, aparte de que son flores que tienen un límite de vida, llegan a ser costosas porque tienes que cambiarlas cada poco tiempo, hay que cuidarlas, etc. 

En cambio, con plantas decorativas o flores de plástico, la cosa cambia. Y además obtienes el mismo resultado por menos esfuerzo. 

De cara a la entrada de la casa, las plantas artificiales son una buena elección, por ejemplo bambú artificial, o incluso unas orquídeas artificiales que tan de moda están. Se trata de darle un toque de color y de “naturalidad” a esa parte de la casa para que, nada más entrar en ella, sepas que te vas a sentir bien. 

Colocar un arreglo floral en el recibidor es otra opción, siempre que no haya demasiada decoración en el mueble porque puede recargarse demasiado. 

¿Te animas a hacerlo?