Es posible que hayas oído hablar del ikebana. O quizás es la primera vez que lo haces. Sea como sea, seguro que te hemos picado la curiosidad.

El ikebana es el arte japones de arte floral que suele hacerse de forma natural aunque, en algunos casos, también empieza a haber diseños con flores artificiales debido a lo efímero de los diseños que se crean (que, en algunos casos, pueden ser muy caros para disfrutarlos unos días).

Este arte floral se basa en la utilización de flores y plantas, siempre de manera minimalista, con el objetivo de conseguir una composición en comunión con la naturaleza.

Para hacerlo, se necesitan varios elementos como ramas, frutos, semillas, hojas, etc. y cada uno es totalmente diferente de otro, no hay dos iguales, lo que hace estas piezas únicas. En este caso, buscan un “triángulo escaleno” donde los lados los hacen las ramas que se adornan de flores o bien de semillas, piedras, etc.

Este tipo de arte floral puede utilizarse para hacer arreglos de flores artificiales ya que sería utilizar el mismo recipiente pero, en lugar de flores y ramas naturales, que sean artificiales. Aunque no es lo habitual, cada vez se ven más diseños de este tipo.