Se acercan las comuniones y los gastos se disparan, que si el vestido o traje, que si el restaurante, que si los detalles para los invitados,… es alucinante.

Por ello hoy queremos enseñarte una manera sencilla de decorar una estancia para celebrar la primera comunión de tu pequeño o pequeña.

Quizás incluso te sirva para regalar a los invitados, eso ya dependerá de lo que te guste y el tiempo del que dispongas. Pero, estamos seguras que gustar, va a gustar.

Te proponemos unos detalles con flores para que el recuerdo sea genial.

Lo primero que debes hacer es adquirir unas flores secas, unas bolsitas de plástico y unos cuencos transparentes grandes.

Fíjate, vamos a hacer que esté a juego la mesa con los regalos de los invitados.

Coge colores vivos, infantiles y de celebración: rosa, rojo, amarillo y verde y mezcla. En las bolsitas de los invitados meteremos el detalle del que cumulga, quizás un llavero, una foto o algo similar y a su vez en las mesas, cuencos grandes con flores secas a juego.

¡Quedará genial!